viernes, 18 de enero de 2008

CORDOBESES EN PUERTO RICO





CORDOBESES EN PUERTO RICO

Hay personas que gozan cuando siente tener un rato de gloria. Hay otra gente, sin embargo, con la que es una gloria estar un rato y esa es, mi primera conclusión al haber asistido al primer CongresoInternacional de Literatura Virtual en la Universidad de Puerto Rico-Mayagüez, promovido por el Foro Iceberg Nocturno.
La casuística consiste en recurrir a casos reales, es decir, que allí
he podido constatar, que realmente es verdad. Un grupo de personas
llamadas a un Congreso, allende los mares, que a la hora de conocerse físicamente (ya que virtualmente teníamos alguna relación literaria, allí en el Viejo San Juan, que ya sabemos que decir viejo es experiencia), nos conocimos tres personas que de alguna forma habíamos estado relacionados o con algo en común.
Primero los tres éramos de Córdoba, Luciana Garcés, periodista de La
Voz de Galicia en A Coruña, nació en Córdoba, en una familia de Periodistas, siendo su padre José G. Signo, el cual fue redactor jefe del Diario de Córdoba, y llegó desde Gijón como el recordado Federico Miraz. Amén de periodista, Signo fue dramaturgo, compositor de óperas, director de cine y teatro y actor. Un periodista que fue llamado para la Paz y el Sueño.
Luci Garcés, a los tres años participaba recitando en Radio Chupete, en Radio Córdoba, un programa radiofónico, que muchos tuvimos la ocasión de hacer nuestros pinitos, en el que logró su primer y único premio de declamación. En el Diario Córdoba, publicó su primer relato a los cuatro años, décadas después, realizó su primer período de prácticas de periodismo.
El segundo, un cordobés nacido en Lucena y que recordando nos habíamos conocido 30 años atrás en Fuengirola, Ernesto García Aznar, gran actor que representó, Las manos de Euridice y que quizá pronto personifique en Córdoba en el Circulo de la Amistad, espero que llegue a buen fin, pues hacía mucho tiempo que no veía nada igual.
No quiero dejar atrás a la directora Socorro Mármol, acreditadaabogada y que también es andaluza de nuestra hermana Jaén.
El Congreso cuya organización impecable corrió a cargo de la Dra.
Carmen Vega Olivenza, tenía como propósito, presentar las páginas Web personales, argumentar concepciones y considerar las técnicas de Internet, una ocasión de reunión que pretendía ver la reciprocidad existente entre Tecnología y Literatura a través de reflexiones de nuevos métodos, en los cuales no debía quedarse al margen la Literatura.
Un escrito en Internet puede intercionalizarse en el momento que es
subido a la red, a su vez esto hace, que escritores afamados puedan probar el éxito de sus trabajos sin necesidad de comprometer su reputación, pero no ha sido conclusión del Congreso puesto que no se necesita un antifaz para dilucidar si es bueno o malo, porque también existen personas de poca notabilidad que resulta, que por no haber encontrado por su poca experiencia y no son comerciales de momento, ante el omnipresente mercado (según las editoriales), todavía no disponen de otro medio que no sea Internet, (es más barato) para ver realizado sus sueños en publicar, aunque el olor a libro siempre será al menos, para mí, el remate final de un escritor y que este no deba ver coartada su capacidad creativa.
Internet facilita la reproducción de un contenido cerca de, comunicados
que son considerados en un proceso inmediato y que se colocan y transitan podemos decir por cualquier persona que fluya sangre lírica por sus venas como en su día le dijera Miguel Hernández a Juan Ramón Jiménez (poeta al que se le ha dedicado el Congreso), decía que le ocurría.
El potencial de escritores podrán realizar, con sus singularidades, lo
virtual. Esta lectura valdrá, para trasladarlos a originar un inédito
tratado. Los escritos y sus autores quedarán allí para ser debatidos,
también en lo virtual.
Un congreso se reúne y a través de unas ponencias, se concretó que en
el campo de Internet, lo virtual no sea sólo respetado, sino también
debatido, exteriorizando las experiencias, argumentar las impresiones
el nuevo uso de las tecnologías desde una configuración de trabajo, y nueva aptitud del cambio que aunque ya se puede catalogar de habitual, existen personas que no se aclimatan a estos nuevos campos de la red.
La red contribuye con grandes posibilidades la información, no para
monopolizar todo lo virtual, al menos eso espero yo de momento, aunque exista una efervescencia latente entre generaciones más jóvenes, si como ayuda a poblaciones con grandes dificultades de relación con otros países.