lunes, 26 de marzo de 2007

MOZART





El ir de Don Juan (Don Giovanni) por la vida tocando la Flauta Mágica (Die Zauberflöte) y ni siquiera haber asistido como invitado a las Bodas de
Fígaro (La nozze di Fígaro) es algo que nos hace estar en esta vida
continuamente como si de una "sinfonía" la vida se tratara. Así se hacen las
cosas (Così fan Tutte), podemos tener desde "El sueño de Escipión" hasta recrearnos con el "Rapto en el Serrallo" y pasar por ser "El Rey pastor"(Il
re pastore) sin desear nunca ser "El esposo burlado"(Lo sposo deluso).
Deseamos ser "El empresario teatral(Der Schauspieldirektor) o "Idomeneo, rey de Creta"pero nos cuesta mucho tener "La clemencia de Tito" porque preferimos tener a una favorita del harem como "Zaida". Emprendemos muchas
cosas en esta vida, pero las dejamos inacabadas como "La oca del Cairo",pero nos gustaría tener el éxito que tuvo en su día "Miltrídates, rey del Ponto"o tener la precocidad de componer con muy pocos años una opera como "Lucio Sila" pero no nos damos cuenta que la vida es tan corta como la duración de "Bastian y Bastiana", y cuando tenemos esa "Sensación nocturna" (Abendempfindung) que es la hora dónde se nos agravan los problemas ni siquiera nos sirve de "Advertencia" (Warnung) "Que la paz risueña" (Ridente la calma), ni siquiera nos dice "Regocijaos, alegraos" (Exultate, jubilate) porque "¿Crees que puedo olvidarme de ti?" (Ch'io mi scordi di te?) y tener "Un impulso de alegría" (Un moto di gioia) que ni los mismos "Apolo y Jacinto" (Apollo et Hyacinthus) convencerían a "Cuando Luisa quemó las cartas de su amante infiel (Als Luise die Briefe ihres ungetreuen Liebhabers verbrannte). Ni el mismo pintor Juan Cantabrana con su pintura "Violeta" ( Veilchen) podría descifrar que es lo que nos está pasando a los humanos. Hemos olvidado "La obligación del Primer Mandamiento" (Die Schuldigkeit des ersten Gebots) y no pensamos que nuestro "Réquiem" está próximo a llegar y
no tenemos la necesidad de componerlo aún para nuestro funeral.

No pensamos que nuestra existencia está recopilada en un "Catálogo de todos
los trabajos" (Verzeichnüss aller meiner Werke, ) y no son precisamente las
"fugas" a lo que tenemos que recurrir ni pretender como el joven Amadeus
encontrar un ideal filosófico en la francmasonería. Hay mucho Salieri por
el mundo que nos acecha y tantos misterios sin descifrar como la muerte de
Mozart, que hoy día es más fácil ir a "Júpiter" o bien predecir que fueron
fiebres reumáticas, que soportar la envidia por ser un genio y tuvo que
sufrir a lo largo de toda su vida.




Si hoy hubiera nacido seguramente lo veríamos (quién lo vea) por esos
programas de niños prodigios a los que Juan Imedio tiene acostumbrados a
mucha gente manteniendo los índices de audiencia. Vamos por la vida entre
"Divertimentos", "Serenatas", "Marchas"y "Operas bufas" pocas veces vamos a
"Misas" y pasamos la vida como en una "Sonata" aunque muchas veces caemos en
"Canciones profanas". No dejemos inconclusa nuestra vida como muchas
partituras, sigamos "Andante" y con el "Allegro" sin las "Variaciones" que
esto conlleva y que nuestros "Movimientos" estén en la "clave" que
corresponda y no dediquemos parte de nuestra vida solamente a dar
"Recitativos" quedándonos sólo en el "Introitus"; nuestras "Oberturas" deben
continuar y así como si de un "Ofertorio" se tratara para que el día de
nuestro "Miserere" podamos con nuestros "Salmos" decir la "Letanía" de
nuestra vida y será el "Final de una sinfonía" llena y no vacía.
"Misericordias Domini".